Bienvenidos

En este blog encontras información acerca del Corpus iuris Civilis, creado especialmente para ayudar a los estudiantes de Derecho en la clase de Romano. Esperamos te sea de gran ayuda.

miércoles, 1 de febrero de 2012

Contenido del Corpus iuris civilis


El Contenido del Corpus 




Para profundizar más sobre esta gran e importante obra les explicaremos, a continuación, en qué libros se dividían y en qué consistía cada uno de ellos. El contenido del Corpus Iuris Civilis, lo constituyen una selección de constituciones imperiales elaborada con base en las colecciones de los códigos Gregoriano, Hermogeniano y Teodosiano, las constituciones promulgadas por Justiniano y complementado con una serie de disposiciones del mismo emperador junto con Triboniano, disposiciones que resolvían dudas doctrinarias de la jurisprudencia.
Para empezar les contaremos datos relevantes del primer libro conocido con el nombre de Codex (529), este libro no ha llegado hasta nuestros días, pero se sabe que en esta obra se concentran las constituciones contempladas en los códigos Hermogeniano, Gregoriano y Teodosiano, asi como constituciones posteriores.


A continuación les hablaremos sobre la recopilación de iura la cual recibe el nombre de Digesto o Pandectas (533). Esta obra está dividida en cincuenta libros, cada libro se divide en títlos, a excepción de los libros XXX, XXXI, XXXII, los cuales tienen un título único; cada uno de los títulos lleva una rúbrica que indica la materia que se trata en el mismo. Para explicar lo anterior daremos el siguiente ejemplo: el título VI del libro XXII lleva por rúbrica “sobre la ignorancia de derecho y de hecho”. Dentro de cada título los textos de los jurisconsultos llevan, el nombre de su autor y la indicación de la obra de donde proceden. Estos textos de los que hablamos son más conocidos como fragmentos o leyes, los cuales constan a veces de parágrafos numerados. Esta última división fue hecha por los juristas de la escuela de Bolonia en la Edad Media.

                                                                                                                                 



Este libro constituye la obra más completa para profundizar en el conocimiento de la jurisprudencia en la época clásica romana, pero aun así, se deben tener en cuenta dos hechos fundamentales:
  1.     Los compiladores justinianeos seleccionaron solamente los textos de algunos jurisprudentes, limitándose especialmente a los que fueron distinguidos con el ius publice respondendi
  2.      Gran cantidad de pasajes de los autores clásicos se encuentran alterados en el momento de la recopilación por orden expresa del emperador Justiniano. Esto consistía en adicionar, omitir o sustituir palabras o frases de dichos pasajes y tiene como objetivo adecuar los textos de épocas pasadas al contexto de ese entonces.


Un tercer libro forma parte del cuerpo de derecho justinianeo: las Institutas o Instituciones (533), realizadas, según el modelo de una obra homónima de Gayo, a manera de un tratado elemental de derecho para el uso de estudiantes.
Tiempo después se editó, como complemento a las 3 anteriores, una colección de las constituciones imperiales por Justiniano después de la segunda edición del Código; por ser leyes nuevas recibieron el nombre de Novelas (534).
Es de resaltar y un aporte más para su conocimiento, que el Corpus Iuris Civilis fue un trabajo majestuoso, un gran paso nacido del propósito de dar alcance universal al derecho romano tal como había sido concebido por los clásicos
Sin esta codificación el sistema jurídico romano se habría perdido para la Europa medieval y, por tanto, para el mundo moderno. 






No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

¿Cúal es tu comentario?